Xavi
Blogs - pedroserrano
Viernes, 04 de Septiembre de 2009 18:40

Quizá os cueste creerlo, pero uno de los recientes fichajes del CB Murcia que más ilusión me ha hecho es el de Xavi Sánchez. Verlo corriendo por la pista con la camiseta de entrenamiento me produce una enorme satisfacción, pero si encima pudiese verlo con la camiseta de juego y en un partido oficial, la alegría sería completa. Y es que tenemos que reconocerlo: no andamos sobrados de símbolos por aquí, y si hay un jugador en la historia del CB Murcia que deba ostentar tan alto calificativo con todo merecimiento, ese es Xavi. Imagino que a él no le gustará nada la grandilocuencia del término, porque a Xavi lo que de verdad le gusta es trabajar duro y jugar al baloncesto. Hasta donde lo conozco, Xavi es demasiado sencillo como para caer en la autocomplacencia y la egolatría. Sin embargo, también confío en que lo entenderá: debe de ser muy gratificante que a un jugador le reconozcan el esfuerzo y la dedicación por su club.

 

Decía que no andamos sobrados de símbolos por aquí, pero es que tampoco hay muchos en otros lugares. Pensadlo: en los últimos quince o veinte años, ¿cuántos jugadores han permanecido durante más de diez temporadas en un mismo club? Pocos, muy pocos. Antes pasaba más, pero hoy en día es un hecho, cuando menos, llamativo. Xavi ha jugado once temporadas en el CB Murcia, un club con 24 años de vida (es decir, casi la mitad de toda la historia del equipo). Esas once temporadas se dividen en dos etapas. La primera comenzó en 1994, el año en que estrenamos el Palacio de los Deportes, el mismo en el que nació la Zona Pimentonera y en el que se creó el escudo del CB Murcia (recientemente renovado). Aquella fue una gran temporada en todos los sentidos: la grada se llenaba hasta lo más alto, y el equipo daba espectáculo y ganaba partidos. Y Xavi, siendo un crío, ya jugaba con la seriedad y la confianza de un veterano. Entonces fue cuando descubrimos las cualidades que hoy sigue atesorando: gran defensor, excelente penetrador y finalizador de contraataque, infalible lanzador de libres y buen pasador. Correcto aunque no genial en el tiro, inteligente, con buena visión de juego y buen manejo de balón, pero sobre todo, generoso y trabajador. Casi nada.

 

Xavi jugó con el CB Murcia en la ACB desde 1994 hasta 1997, año en el que se consumó el primer descenso de categoría. Él siguió fiel al club, consciente de que la intención era volver cuanto antes a la ACB. Y así fue, gracias en gran parte a su aportación. Pero… un nuevo descenso ya fue demasiado. Tras cinco temporadas en Murcia, y cuando se iniciaba la famosa etapa del “saneamiento Cascales” (consistente en vagar como alma en pena por la LEB y echar para siempre a la afición de las gradas), Xavi hizo la maleta y vivió dos años en Girona. En el año 2001, aún en LEB, el CB Murcia lo recuperó para la causa: el capitán regresó y participó activamente en el tercer ascenso. Más tarde sufrió otro descenso y por último ayudó en la última conquista de la élite, en 2006. El año del reencuentro con las mieles de la ACB fue, hasta la fecha, el último de Xavi en su equipo de siempre. Al comienzo de la temporada gozó de muy pocos minutos, y para decir verdad, tampoco los pudo aprovechar. Cuando uno observa a un equipo desde fuera, rara vez logra saber lo que sucede dentro del vestuario (aunque se lo imagine). De un día para otro, Xavi fue relegado al ostracismo. El ego del entrenador, que quizá se sintió amenazado por la incontestable figura de Xavi, no podía permitir que se le eclipsara. Cuanto más gritaba la afición, cuanto más reclamaba la presencia del capitán en la pista, con más fuerza se le ignoraba. Pero claro, Xavi tenía mucha más categoría que el entrenador y mucho más cariño por los colores de su camiseta, así que cuando aquel no tuvo más remedio que ponerlo en pista obligado por las circunstancias, el capitán lo dio todo por el equipo. Defendió a muerte, robó balones, corrió, dio asistencias, penetró e incluso metió algún triple, algo que sin ser su fuerte, puede hacer en un día inspirado con altos porcentajes.

 

Xavi fue decisivo en la consecución de la permanencia, pero aún así, el técnico comunicó a sus superiores que no contaba con él para el año siguiente. Todo un detalle. El presidente Hernández, sabedor de que la afición no entendería la salida del gran capitán, le ofreció un buen contrato que Xavi rechazó. Por eso que ya he comentado, por tener mucha más categoría que el entrenador y por querer más al CB Murcia, Xavi renunció a un buen dinero a cambio de ir allá donde se le apreciara y se le respetara. Mediante un comunicado conjunto, inapropiado del valor del capitán, se anunció el fin de la relación entre Xavi y el club. Eso sí, en ese comunicado se dejaba la puerta abierta al regreso, aunque fuera la de atrás. Xavi, fiel a su estilo, no dijo ni media palabra y no se desahogó por el trato recibido del entrenador para no perjudicar a su equipo. Se fue con discreción y sin hacer ruido, del mismo modo que ha vuelto.

 

Una vez que el anterior entrenador cesó, y cuando Moncho Fernández fue presentado como director del banquillo murciano, el nuevo técnico dijo que quería jugadores bravos y honrados. Esa es la definición de Xavi Sánchez, y por eso espero que se integre en la plantilla definitivamente. El capitán tiene que estar en el CB Murcia hasta que decida colgar las botas, cosa que no tiene porqué pasar mañana ni pasado mañana. No hay prisa, porque opino que aún tiene mucho baloncesto dentro, pero el día que Xavi decida colgar las botas, inmediatamente habrá que colgar su dorsal del techo del Palacio de los Deportes y rendirle homenaje. Xavi es el primer gran símbolo de un club que ya se va haciendo grande, y todos queremos (seguro que él también) que haya más símbolos del CB Murcia en el futuro. Eso sí, será difícil que alguien llegue a hacer lo que ha hecho Xavi.

 

Os dejo con el tema de Van Morrison, "Jackie Wilson said". Van Morrison, tan irlandés como la cerveza Guinnes, el whisky Jameson y la buena música, lleva muchos años componiendo y cantando grandes canciones. Esta versión de "Jackie Wilson said" no es quizá la que más me guste, pero nos vale. Se la dedico a mis dos niñas, la pequeña y la más pequeña:

 

"I'm in heaven, I'm in heaven, I'm in heaven when you smile"

 

Comentarios  

 
0 #1 fgh 09-05-2017 08:57
When the quiet down, holding a replica rolex: http://www.juliatoms.co.uk book with wafting9 music and the aroma of coffee, men are willing to use the full knowledge of their temperament and self-restraint to spend time, a good mechanical watch is to bring the breitling replica: http://www.visitdevonandcornwall.co.uk integration of omega replica: http://www.drhaushka.co.uk function and atmosphere of the wonderful experience. MONSIEUR DE CHANEL men's watch dial 240 degrees flying back the replica hublot: http://hublotreplicawatches.webmium.com minute hand shows the proper integration of rigorous aesthetics and superb technology, accompanied by light moves the pointer, the magic of time gradually, wander in the sea of words, feel the soul of total precipitation.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar